La Cuchara Galvanizada IV

En el anterior episodio nuestros herues detuvieron a un extraño chalan que conocía las artes de tmarse 20 litros de pulque de un solo jalón. Lo tenían ahora recluido en un cuerto de la azotea de la obra, pensando en cómo sacarle todo lo que supiera.


Pitirijas les pregunto al Maistro Chicarcas:

-¿Qué opina Maistro?.

-No sé que pensar, este sujeto debe estar bien entrenado. ¿Quien es capaz de tomarse esa cantidad pulmex y seguir vivio, babeando y con los ojos viendo para adrentro? ¡nadie!

-Nadie- pregunto Pitirijas de forma sugerente - ¿esta seguro de eso Maistro?

-Bueno, no muchos...

-¿Y usted no cuenta o que chingaos?

-Perame, perame, esa vez del día de la cruz, me empede rapido pues no habia almorzado y este....

- Ni madres Maistro, esa vez ya llevada ters dia de pedo y todavia se chingo un garrafon de pulque.

-A la mierda Pitirijas!! aqui no soy yo el enjuiciado sino este wey. Camos a darle calor a este asunto. a ver, traeme el tehuacan, el chile piquin, la sal, el limon, unos chicharrones que ya tengo hambre ahh y a ver que te traes para torturar a este cabron.

El Maistro Pitirijas salió raudo rumbo a la calle a conseguir el encargo de Chicarcas.

El Maistro Chicarcas miraba con recelo al sujeto que ahi tenía. Se preguntaba quien sería capaz de enseñar los oscuros conocimientos de la cuchara galvanizada, conocimientos reservados unos pocos.


Miro al chalan y le pregunto aprovechando que estaban solos, sin la intervención de Pitirijas:

-Dime quien te mandó-

El sujeto solto baba por la boca como respuesta y una serie de balbuceos reemplazaron las palabras.

-¿Quien te mando cabrón?- grito Chicarcas. El Chalan comenzo a hacer una serie de ruidos y levantó la cabeza muy lentamente y murmuro una serie de palabras que Chicarcas no entedió. Para hacerlo se acerco.

-¿Que dices?- Preguntó Chicarcas.

-De...de...de

-¿De que wey? !habla!

-Dejame ir Maistro, yo no hice nada.

-Eso yo no lo sé. Pero si me das un nombre te dejaré ir.

-Esta bien- respondio el chalán de forma lastimera- le voy a decir, pero lo que yo le diga me va comprometer y debe asegurarme que no revelará que yo dije su nombre.

-Ta güeno, dime y no te va a psar nada.

-Sólo le voy a decir un nombre y no diré más.

Luego de que el sujeto terminara de guacarear un tamal, un atole y hasta la leche que mamó de su mama dijo.

-Pitirijas.

El Maistro Chicarcas sintió de se le aflojaba la calaca. Saco un paquete de cigarros Delicado y encendió uno mientras no dejaba de mirar al chalan soplon. Pitirijas, él dijo Pitirijas, su socio y compañero de pedas estaba involucrado pero no sabía que tanto, no debía cometer una pendejada sólo por que un triste chalan lo inculpara para salvar su pellejo, Jaló una bocanada de humo y en ese momento entro pitirijas con el almuerzo del Maistro y un acompañante que le era conocido.

-Que paso Maistro ¿Ya hablo este cabrón?- Preguntó Pitirijas.

Chicarcas tenia ganas de irsele a putazos pero en vez de eso miró hacia una de las ventanas en dirección hacia la pulcata Los Doblones de la Malinche, cómo tenia ganas de un buen pulque en ese momento.

-Nada Pitirijas, este wey no ha dicho nada. Me imagino que trajiste a Francois el de la estetica para aplicarle la voladora a este wey ¿no es así?.

-Asi es Maistro pero ¿que chingados le pasa? parece que se le subio el muerto, o se echo un pedo y traia premio.

-Nada Maistro, no pasa nada, deje que nuestro amigo sacie sus más bajos instintos con este chalan. Y luego dejelo ir.

-¿que? ¡pero el puede ser la clave de este misterio!

-¡Ni madres! Ya dije lo que va hacer. a ver, Pancho, ya sabes qe hacer con este wey.

Francois era el encargado de la estetica de la esquina, se hacía llamar Francois Le Sexualité pero todos sus cuates le decían Pancho el Puto.

-Uyy, si maistro a sus ordenes, mirelo, asi me gustan, calladitos y bien cooperativos

-Si si ándale haz lo tuyo. -dijo chicarcas impaciente.

-Si Maistro- dijo Francois- pero necesito un poco de privacidad.

-Ahi si te la pelas- dijo Chicarcas- aqui nos quedamos para ver como sufre este pobre cabrón.

-que paso Maistro, ahora tambien es vouyeour de estas cosas-dijo Pitirijas asustado- yo no quiero ver.

-NI madres-dijo Chicarcas- aquie te quedas y vas a ver lo que le pasan a esta clase de weyes.

-Chales ¿pos que le dijo este wey que esta usted tan alterado?.

-En verdad quiere saber Maistro Pitirijas.

-Pos claro.

-Ta gueno. Le voy a decir. Pero despues que Pancho haga su chamba, así que pongase cómodó y disfrute el espectaculo.

Chicarcas permanecia sentado en el suelo y recargado en el muro chingandose otro cigarro y viendo de reojo a Pitirijas quie miraba horrorizado como el chalan pujaba y lagrimeaba al sentir el rigor que Pancho le aplicaba en cada embate pelvico. Mientras Chicarcas pensaba en cómo desenmarañar toda la maraña. Hasta que se le ocurrió una idea que aplicaría al día siguiente juntando a todos los involucrados. Ahi se revelaría el misterio y el culpables de chingarse la hija de Don Queso se vería expuesto y chance hasta madrazos habria. Si, era un plan infalible y si Pitirijas estaba involucrado con este apestoso asunto ahi se daría cuenta.

Lo que no sabía es, y en dado caso, ¿Que haría con Pitirijas?





No se pierda el repidante desenlace de la Cuchara Galvanizada, Pitirijas y Chicarcas Maistros de Obra



10 comentarios:

Harry Pothead dijo...

Wákala, qué rico!

Y a luego...?

Don Palabras dijo...

Tu aguanta

Anónimo dijo...

echele jule o que se le acabo la crativida y no sabe como terminarla jajajhajajajajaja

Anónimo dijo...

te tardas mucho ya deja el pulque

Anónimo dijo...

no mames piichi chikarkas ke chingaos akaba ke ya no aguanto las karnitas !!!! dele dele!!!

Anónimo dijo...

no mames nche ka ya apurate

Anónimo dijo...

chaaale...esta chida la historia, pero pos ya acbenla..ya dejen el tlachicoton en paz...

Anónimo dijo...

A ver cuando terminas este puto cuento

Anónimo dijo...

jajajajajaja ese mi maistro mayagÜil, yo pensé ke en eso de las cucharas y la mezcla, no había pulgosos, pero ni hablar mujer traes puñal. ta buena la historia, pero metele más drama mi buen, hace falta ke el barrio sepa ke pedo con alfredo, saco esta conclusión por ke la neta ta buena la narración, hace falta un buen final donde se cojan al ke la narra, no, no es cierto. sale pues hay luego no.

Anónimo dijo...

ya cabron acabalo