que pasa mijos

12 comentarios

Esos mis compitas, una disculpa por haberlos abandonados este tiempito que les, asumo, me han extrañado.

Y es que con eso de que uno es bien chingón, pa que negarlo, y pos estuve un tiempo apoyando al Maistro Chicarcas para sacarlo del bote(si, otra vez) pues esta vez al cabrón lo refundieron por que en las pasadas elecciones encontraron un chingo de urnas embarazadas en el pueblo y todos de inmediato sospecharon del Maistro.

Pero ya lo sacamos del bote antes de que terminara de sindicalizar a los presos en el Sindicato Único de Compas Intelectuales y Obreros(SUCIO) donde es miembro honorario desde hace unas semanas.

Ya estando afuera procedí a solicitarle que terminara la narración de la Cuchara Galvanizada. Hubo que convencerlo con unas cuantas quinceañeras(todas parecían mayores de edad, eso si) para el drámatico descenlace.

Por si no han leido las aventuras anteriores es buen momento que dejen de leer esta pendajada y procedan con toda amabilidad a leer los anteriores episodios para así evitarme la pena de mandarlos directito a la chingada por no leerlos.

Por cierto, me da harto gusto que ahora si dejen de morder el rebozo y dejen sus comentarios, parecían pinches paisanos de donde crecí.