La Cuchara Galvanizada II

De la serie Chicarcas y Pitirijas, Con Permiso para Colar.

-No muchachos- dijo Don Queso mientras negaba con la cabeza y la papada de tres pisos -no, nada de eso. Lo que yo necesito es que encuentren al culpable, me lo traigan y aqui entre los tres le partimos su madre...


El Maistro Chicarcas y Ponciano Pitirijas intercambiaron miradas a sabiendas que su deber era encontrar al culpable de aquel horrendo crimen. Don queso había sido un buen patrón a pesar de todo, pero sobre todo era un patrón pendejo y no es que eso tuviera algo de raro(encontrar patrones pendejos) sino que parecía que le gustaba que le vieran la cara. Su tarea consistia en investigar entre chalanes y Maistros de la obra y viriguar quien había sido el que se tiro a La Chole.

-No se preocupe, dijo el Pitirijas, daremos con el responsable y de ser posible lo traeremos vivo.

-Gracias muchachos- dijo Don Queso - cuento con ustedes

Don queso abordo su auto y se marcho. Los dos Maistros guardaron silencio mientras se dirijian al tendajon donde guardaban su equipo.
El Maistro Chicarcas tomo la cuchara y el metro que siempre trae al cinto y los guardo en su maleta al momento que de otra sacaba el nivel y una manguera de nivelación. Pitirijas sacaba de un cajón un gancho para amarrar y una tira de alambre recocido. verificarón que el equipo funcionara ala perfección, El Maistro Chicarcas tomando nivel a puro ojo y luego comprobando con la manguera y Pitirijas lanzando estocadas al aire con el gancho de amarre y luego haciendo un nudo de corbata windsor con un trozo de alambre.
Estaban listos y armados.

La gente comenzó a llegar paulatinamente a la obra mientras los dos Maistros flanqueaban la entrada a la casa de tres pisos en construcción. Una vez que se aseguraron que todos llegaran procedieron a buscar la escena del crimen que, supusieron, estaría dentro de la obra. A sabiendas que ahi se coge bien rico.

-¿Que opina Maistro Chicarcas?, ¿Donde cree usted que se cometio el estupro?- El Maistro Chicarcas saco de su bolsillo de su camisa un cigarro Delicado y lo encendió sin ninguna prisa, dio una bocanada al tabaco y respondío con aires de experto.

-Verá usted mi Pitirijas, es de todos conocidos que para el acto amatorio entre un brioso sujeto y una dócil doncella es necesario una superficie lo menos rasposa y talladora posible pues la fricción entre las carnes provocaría un sangrado profuso y unos aullidos que espantarían hasta el mas machin de aqui. Pero tampoco usarian una superficie suave pero firme ya que esas son muy socorridas por los cabrones huvones que se van a echar un coyotito a hurtadillas.

-¿O sea que nos enfrentamos a un violador de coyotes y de viejas?, ese malnacido es un pervertido!!!.

-...sanpendejo. Nos enfrentamos a alguien muy astuto que se sabe todos los trucos de una obra.

-¿Esta usted diciendo que....?

-Así es, Pitirijas, ¡Al depósito de cemento!.

Raudos como como chalanes cargabotes se dirigieron al sotano de la casa donde se almacenaba el cemento y la cal. Al ingresar notaron un tufo que reconocieron al instante. Era ese olor conocido en los bajos mundos como el agente PASOCO(PAtas, SObaco y COla). Un gas neurotoxico abundante en tugurios, cantinas y vagones del metro a los 6 de la tarde. Sin embargo el gas estaba disuelto con el polvo de cal y cemento lo que lo neutralizaba.

Al oir la explicación del gas el Maistro Pitirijas sorprendido y un tanto atemorizado dijo:

-Oiga Maistro Chicarcas, estos conocimientos no se aprenden asi como así. El que lo hizo debio ser alguien que conoce a la perfección este tipo de sustancias.

-Así es mi estimado Pitirijas. Muy pocos se arriesgan a planchar en esta zona por el temor de ser envenenados por el agente PASOCO, el que lo hizo lo hizo sabiendo que el agente se la hiba a pelar mientras La Chole se la pelaba.

-¿Ya vio Maistro ese monton de cal y cemento en aquella esquina?. Esta tirado y amontonado ahi a propósito, como una especie de de...de... de colchon!!!. Ahi debe ser donde ese wey se tiro a la chole.

-Veamos, mi estimado Pitirijas.

El Maistro Chicarcas saco de entre sus ropas un atomizador de agua, de esos que usan los peculeros para mojar el cabello. Comenzó a esparcir agua sobre el montículo metódicamente mientras esta iba formando una capa entre la cal y esta a su vez la absorbia sin perder la forma original que tenia. Poco a poco una silueta entre el polvoso material fue tomando forma, al princpio no se distinguia por la cercania pero cuando se alejaron y la cal tomo una consistencia como de yeso seco vieron horrizados la silueta de unas nalgotas enormes con una raya enorme entre las dos cachetonas. Ahi, ese lugar fue donde alguien se tiro a La Chole. Y el molde descomunal de

esas nalgotas era la evidencia de que fue en la obra.

-No hay duda mi estimado Pitirijas..

-¿No hay duda de que Maistro?

-El que se chingo a la chole, además se der un puerco degenerado, debe ser alguien que tiene una Cuchara Galvanizada.

-¿Esta sugiriendo que...?

-Así es Pitirijas. Quien cometió este crimen no es un chalancillo cualquiera. Estamos detrás de un Maistro de Obra y en lo que a mi respecta mi estimado Pitirijas, usted tambien es sospechoso....


¿Quien será el violin de la obra?
¿Por que Pitirijas confunde a un coyote con un objeto sexual?
¿Cómo el Masitro Chicarcas descubrira al degenerado?

Estas y otras preguntas serán respondidas en los siguientes trepidantes episodios de su novela de misterio La cuchara galvanizada

Continuará...

1 comentario:

J. Angel dijo...

Nooo, pssss ta claro. Chicarcas se tiró a la princesa y ahora pretende hundir al Pitirijas. Clásico en los anales criminalísticos: ¡Al ladrón, al ladrón, al ladrón! -grita el ladrón.

Se los dije, anótenme otro éxito más en la resolución de conflictos. Por lo demás los anales demuestran que no quedan satisfechos con la pinga anémica del Chicarcas.